txt.fabio.com.ar


Los delirantes aviones multiala de Horatio Phillips

‚Äč En la historia de la aviación hemos visto aviones con numerosas alas, algunas alas con forma de pájaro otras que giran, las que son gruesas, finitas, pero nunca nadie vio algo como lo que produjo Horatio Frederick Phillips.

Este pionero de la aviación británica asumía que más alas significaban más sustentación, así que ¿Por qué no ponerle MUCHAS alas a un aeroplano?

En 1893, nótese el año, no sólo no se entendía plenamente cómo funcionaba un ala ni cuán larga, ancha o alta debía ser, sí se conocía que la forma provocaba una diferencia de presión entre un lado y el otro.

Don Phillips decidió entonces crear una monstruosa ala compuesta de 50 mini-alas. No un triplano, no un biplano, un quincu-plano? quintudécuploplano? si, la palabra no existe para tal abominación.

Nacido en 1845 en Streatham a las afueras de Londres era hijo de un fabricante de armas y pronto se interesó en el vuelo en la época en la que todos trataban de crear un vehículo más pesado que el aire propulsado por un motor.

Aunque muchos lo ignoren el hito de los hermanos Wright no fue aislado, era una carrera total de inventores y aventureros por lograrlo, no era fácil porque la tecnología de la época no lo permitía, pero todos tenían muy claro el objetivo y no estaban tan equivocados con los métodos, el problema era que los motores eran muy pesados y de aerodinámica se conocía poco. Pero no nada.

Horatio Phillips, por ejemplo, probó muchos diseños de superficies alares en un tunel de viento basándose en las alas de distintas aves y el efecto que lograba la forma para conseguir empuje.

La idea de una curvatura con una superficie mayor en la parte superior era bien conocida por él y sus mega-alas respondían a esta lógica. Efecto descubierto por Sir George Cayley previamente.

Mientras Otto Lilienthal lograba excelentes resultados con sus planeadores de UNA sola ala (pero plana) Phillips insistió con múltiples alas (pero curvas! era un innovador) porque desconocía que parte del efecto era la superficie alar, no sólo la forma donde había acertado.

El primer intento de Phillips en 1893 se parecía más a una persiana que a un avión, 50 pequeñas alas de 4 centímetros de largo por seis metros de ancho con un motor a carbón de 6 HP para empujarlo.

El motor era primitivo y el vehículo pesaba unos 160Kg en total, en vez de un piloto el pseudo-avión estaba atado a un poste para poder girar y alcanzó una velocidad de 60kmph levantándose hasta un metro del suelo. 

Estaba mal, pero no tan mal.

Pasaron los años y en 1903 los hermanos Wright habían logrado el vuelo con su biplano, el Flyer, pero Phillips quería volver a intentarlo y al año siguiente, 1904, creó un nuevo multiplano con 21 alas.

Esta vez contaba con mejor tecnología, un motor de 22HP de cuatro cilindros en línea construido por él mismo, 4 metros de largo, ¡3 de alto! y un peso de 270Kg.

Este vehículo logró unos pequeños saltos durante 15 metros solamente a 55kmph, insuficiente.

Estaba mal y seguía sin funcionar.

Para 1907 tiró todo lo que tenía al asador, cuatro bancos de 50 alas, 200 en total, un avión que era pura persiana, con el motor de 22HP y una hélice enorme, sin el piloto pesaba 225Kg.

Se podría decir que, para la monstruosidad que era, fue un relativo éxito. Logró volar unos 150 metros. Pero... ya cualquier volaba mucho más que eso, más rápido y más eficiente para esa época sin hablar de las superficies de control de las que carecía.

Luego de esto dejó de intentarlo y vivió para ver una moderna era de la aviación, incluyendo su uso militar, puesto que fallecio en 1924.

Por más tontos que parezcan sus diseños tuvo muy claro cómo funcionaba un ala pero sólo la mitad, le faltaba la parte de la superficie, pero sus ideas y proyectos no fueron en vano mas un camino incompleto.


Volver al inicio Ver original