txt.fabio.com.ar


Quiero una mejor nota, cámbiamela! Booking y las calificaciones

Estaba en el aeropuerto de Bilbao cuando empecé a calificar todos los alojamientos donde estuve durante dos etapas de mi viaje, Italia y España.

La gran mayoría los había adquirido por la plataforma Booking y uno sólo en forma directa, el final sería sólo por AirBnb. 

Calificar es una tarea relativamente sencilla pero preferí sumar más detalles para que los alojamientos pudieran mejorar y/o los próximos huéspedes estuvieran avisados ¿No es acaso el fin de la plataforma? 

Pero a los pocos minutos uno de los anfitriones me escribió preocupado por mi puntaje...

Su pedido no era para mejorar, era para que yo cambiara de un 7 a un 9 que era su promedio. ¿Cómo? 

No le importaba ver qué podía ser mejorado, qué cambiar, sólo que yo cambiara el numerito que era lo que le permitía mantener el promedio. Pero su alojamiento no era un 9, era un 7, como califiqué según MI criterio.

¿No es acaso el fin de la plataforma? Si lo que yo califico vale mierda ¿De qué sirve? 

Cuando empecé a buscar alojamiento utilicé la plataforma primero filtrando por ubicación, luego precio, ciertas comodidades y, por último el valor promedio de la calificación.

Primero hago un fitro por los "9", a veces tienen pocos votos y los descarto: quiero uno con muchas personas calificándolo de excelente.

Si no hay en 9 vamos al 8, 8.8 es tan bueno como 9.0, vamos, no hay gran diferencia.

Si la calificación no se condice con la realidad ¿De qué sirve el sistema? Sencillo: robarle clientes a otros a partir de una calificación engañosa.

Si logro mentener un 9 los del 8 se quedan afuera, mejor para mí, profit, juego con el sistema, lo rompo, personalmente gano, en lo inmediato "soy un genio". La clásica "avivada" que atenta contra el sentido general de la plataforma y, especialmente, contra los usuarios.

No sólo la competencia es injusta, aquellos que no "lloran" por una buena nota porque son honestos pierden, sino que otro viajero como yo caerá en la trampa y recibirá un servicio de menor calidad pero calificado de forma superior gracias al llanto.

Efectivamente yo dejé de lado otros albergues seguramente mejores por caer en la misma trampa, si le hago caso a su reclamo sostengo la falsa calificación y engaño a aquellos que vienen detrás mío.

¿Y yo qué gano? Es pérdida total, no es "un puntito, qué te cuesta?", es todo lo que está mal.

El gordo tucumano detrás de un teléfono

Ahora entremos en detalles que a nadie le importan. Este alojamiento era interesante, ubicado en el centro del lugar a visitar, a dos cuadras de TODO, estaba muy bien posicionado.

Recibí una serie de mensajes de Whatsapp con todas las indicaciones para abrir la puerta con un código, dónde encontrar mi llave, cómo acceder, qué timbre tocar, cómo abrir la puerta, una extensa explicación.

Firmaba todo "Begoña" pero en ningún momento le vi la cara a nadie. Toda comunicación era por Whatsapp. Al departamento uno llegaba sin escuchar a nadie ni ver a persona alguna. Si, puede que Begoña sea real, pero no importa.

Lo primero que noté es que era relativamente pequeño aunque muy bien "maquillado", pero no tenía ni una heladera (ni en el pasillo común), ni un lugar donde uno pudiera comer. En la habitación apenas una mesita de vidrio ínfima.

Eso le bajaba la calificación y por esa razón le puse un 7, no era un 9, menos un 10, pero tampoco un 8, era un 7.

Al emitir mi opinión en Booking, unos seis días después, la supuesta "Begoña" tardó apenas cinco minutos en reclamarme por Whatsapp la recalificación y motivó que escribiera estas líneas.

Detalle no menor: es ilegal en Europa contactar al cliente para algo que no fue solicitado, es uso indebido de datos personales, allá tienen leyes un poquito más estrictas y que uno, si fuese justiciero, podría aplicar en este caso.

El otro negocio

¿Existía esta persona? Probablemente no, no me importa, lo cierto es que muchos alojamientos de Booking no son lo que parecen, no es una persona alquilando una casita o una habitación extra, son organizaciones relativamente grandes subalquilando departamentos.

Este parecía ser el caso de un departamento alquilado/comprado para este fin, subdividir las habitaciones, agregarle baño privado, adornar, limpiar, alquilar una y otra vez (la única persona que vi fue a la de limpieza el día en que me iba, coincidimos al salir/entrar).

Toman varias propiedades, las modernizan, subalquilan y sacan un buen provecho. Para el resto de la gente que vive en la ciudad esas zonas se gentrifican totalmente y no pueden habitar más allí, son barrios enteros llenos de apartamentos "tomados" por estas organizaciones. 

Deja de ser algo de un dueño sacándole un ingreso extra a su propiedad y pasa a ser un negocio coordinado y totalmente impersonal. Por eso, de 8 alojamientos que tomé en el viaje, fue el único con un 7, el que no tenía cara, el que parecía parte de la industria.

Fue el único reclamándome la nota, no las otras críticas, la nota, el numerito, lo que los hace mantener un promedio (falso) elevado.

Ahora tengo ganas de ponerle un 6.


Volver al inicio Ver original