El piloto con el récord más extraño de derribos

Imagen de El piloto con el récord más extraño de derribos

Un piloto en el pacífico se enfrenta a una encrucijada: un avión de pasajeros amigo está por aterrizar, sin saberlo, en un aeródromo japonés. ¿Qué hacer?

Uno de los pocos casos en los que el fuego amigo es la mejor solución a los problemas 😁

El 10 de febrero de 1945 el teniente Louis Edward Curdes formó un escuadrón de cuatro aviones que partieron del aeródromo de Mangaldan en Filipinas. Su objetivo era investigar si los japoneses estaban utilizando una pista de aterrizaje temporal en el extremo sur de Taiwán. 

Allí no pudieron encontrar ningún aeródromo y regresaron hacia Filipinas, mientras sobrevolaban la isa de Batán el escuadrón se dividió, Curdes y Schmidtke fueron hacia el norte y Scalley y La Croix hacia el sur. Estos dos encontraron un pequeño aeródromo japonés y lo atacaron solicitando refuerzos, entonces Curdes y Schmidtke viraron para sumarse a ellos.

Durante este ataque La Croix fue derribado y realizó un amarizaje de emergencia, Curdes pudo ver que su compañero había sobrevivido así que dio unas vueltas para guiar al avión de rescate y cubrir a su compañero. En ese momento divisó un avión bimotor queriendo aterrizar en el aeródromo.

Supuso que era un Nakajima L2D, el cual era una versión japonesa del Douglas DC-3, con marcas estadounidenses, al parecer era un C-47 (la designación militar) así que trató de comunicarse por radio, pero nadie contestó.

Se posicionó delante del C-47 tratando de que éste cambiara de rumbo, pero no tuvo efecto.

Curdes no lo sabía pero ese C-47 era amigo, efectivamente, pero se había perdido por el mal tiempo y hacía casi cinco horas que volaba con una radio que no funcionaba. El piloto trataba de buscar dónde aterrizar y creyó que la pista japonesa era propia.

Curdes sospechaba que podría tratarse de un avión japonés con insignias americanas ¿Por qué no respondía? Hizo unos disparos de advertencia y el C-47 no hizo nada. Para mayor sospecha el avión bimotor se acercaba a la costa y los antiaéreos japoneses sólo le disparaban al P-51 de Curdes ¡Ellos también creían que era un avión japonés! 

En la mente de Curdes, sabiendo que el aeródromo era japonés, la decisión era clara: Mejor derribar a un amigo a que éste sea prisionero de los japoneses. Así que se posicionó a unos 20 metros y disparó contra uno de los motores provocando que fallara.

El C-47 no cambió su rumbo así que Curdes le disparó al otro motor, a unos 300 metros de la costa el C-47 tuvo que aterrizar de emergencia en el agua. La tripulación salió con los botes salvavidas y mientras se movían hacia la costa los japoneses empezaron a dispararles, el pobre de La Croix que seguía en el agua se acercó al bote salvavidas y se reunieron.

A la mañana siguietne un PBY-5A Catalina rescató al piloto del C-47, 11 miembros de la tripulación, que incluían 2 enfermeras, y a La Croix, todos sobrevivieron.

Una de las enfermeras era una chica con la que había tenido una cita la noche anterior al incidente 😆en Lingayen.

Como escribio un periodista de la revista Air Force:

"Siete 109 y un Macchi en el norte de África, un japonés y un yanqui en el Pacífico, y para colmo, tengo que salir y derribar a mi novia"

Es que Curdes había peleado también en Europa y tenía el récord de mayor variedad de  países con derribos INCLUYENDO EL PROPIO! y a su novia, claro 😁

Por esta acción, que es técnicamente "fuego amigo", pero era para que no cayeran en manos japonesas (su derribo fue una "cirugía" sin dañar nada más que los motores) recibió medallas y le permitieron agregar el derribo a su récord personal.


Volver al inicio Ver original

copyright©2024 Fabio Baccaglioni - Fabio.com.ar - Versión simplificada Old School